Más noticias

Classic Fusion Tourbillon Firmament

Cerrar

Su esfera está realizada en cristal de osmio, el metal más raro de nuestro planeta.
El resultado es un brillo excepcional.

Una primicia mundial que ha sido posible gracias al trabajo de un equipo suizo.

Un nuevo material. Una primicia mundial. Exclusivo de Hublot. Presentamos un reloj cuya esfera está realizada en cristal de osmio.

¿Qué es el osmio? Según nuestro nivel de conocimientos actual, se trata del metal considerado como el más raro de nuestro planeta. El origen del osmio se remonta a la formación de la Tierra, de la nebulosa solar primitiva. Diferentes aleaciones de metales de la misma familia, con un punto de fusión muy elevado, debieron formarse a una profundidad superior a 2’900 km, donde la temperatura es suficientemente elevada para fundir estos elementos. Los movimientos de convección habrían hecho salir a la

superficie estos materiales, que se mantendrían prácticamente sin alterar desde la formación de nuestro planeta.

¿Dónde se puede encontrar el osmio? Allí donde hay platino, principalmente en Rusia y en África del Sur (el osmio forma parte de la familia del platino). En alrededor de 10’000 toneladas de mineral de platino hay 28 gramos de osmio. Se calcula que la reservas de osmio ascienden a 200 toneladas frente a las 13’000 de platino, motivo por el cual el osmio es conocido por su rareza.

¿Cuáles son sus principales características? Se trata del metal más raro de la Tierra, tiene una gran dureza y es también el material más denso y más pesado, con 22,6 g/cm3 (más pesado que el platino, el iridio o el renio).

En forma compacta y cristalizada, permanece inalterable en contacto con el aire y su brillo es eterno. Su brillo azulado es único entre todos los metales. Y este brillo es el que crea la magia en las esferas de cristal de osmio: en forma cristalina (sus cristales tienen un tamaño que va de unas

décimas a unos milímetros), el osmio constituye una gran novedad en el mercado de los metales preciosos. Gracias a las investigaciones llevadas a cabo por un equipo de científicos e investigadores establecido en el cantón del Valais en Suiza, el osmio se ha cristalizado por medio de un proceso altamente sofisticado que permite alcanzar su punto de fusión, a 3’033 grados Celsius, y modificar así su estructura para transformarlo en cristal de osmio.

El resultado es inédito y el brillo natural e intenso de este material deja sin respiración, de ahí el nombre del reloj: Classic Fusion Tourbillon Firmament, cuyo brillo evoca la magia de la bóveda celeste.

Todos los derechos de propiedad intelectual reservados. Privacidad - Los 3 principios de la empresa - Responsible Jewellery Council - Política de protección de datos personales- Contacto