Más noticias

Classic Fusion Tourbillon Skull

Cerrar

El Classic Fusion Tourbillon Skull: una gran complicación disidente.

Dentro de la serie de calaveras de Hublot, presentamos un movimiento tourbillon esqueleto nada tradicional. Con clase y contemporáneo, pero con una elegancia atemporal extraída de los valores de la relojería tradicional por una de las reinas de las complicaciones, esta pieza cuenta con una enorme fuerza visual gracias al aluminio cerámico.

Este nuevo material de Hublot se obtiene mediante un tratamiento denominado MAO (Micro Arc Oxydation), que consiste en una transformación de la superficie mediante la descarga de plasma en un baño de electrolito. El resultado de este proceso es la formación de una capa de cerámica que es, a la vez, dura, densa y adhesiva. El acabado pulido con chorro de arena se obtiene mediante un arenado manual que otorga un aspecto envejecido a la caja y un acabado único a cada pieza. Se trata de un material de gran dureza, de aproximadamente 1000 vickers. Posee una excelente resistencia a la corrosión y al rozamiento y es el doble de ligero que la cerámica.


Por su parte, el famoso movimiento tourbillon esqueletizado de desarrollo interno y de cuerda manual, con 5 días de reserva de marcha, íntegramente diseñado, desarrollado y fabricado en los talleres de la manufactura Hublot, también ha experimentado algunas transformaciones; en especial, sus puentes y la platina, con un mecanizado en tres dimensiones, en lugar de tener puentes planos, los componentes presentan un relieve realizado en una fase de mecanizado láser. Esta técnica, cuya preparación es muy delicada, ofrece una estética tridimensional, lo que también es poco habitual en relojería, puesto que los puentes suelen ser simplemente planos. El aspecto blanco de la superficie de los componentes se obtiene mediante galvanoplastia. Primero los componentes son rodiados y luego, para conferirles ese aspecto blanco (y no conservar su color metálico), la fase de decoración se lleva a cabo con un pulido con chorro de arena que resalta su color blanco.

Su diseño en forma de osamenta, con la barrita del tourbillon de minutos (realiza la vuelta en un minuto) en forma de calavera, da lugar a un conjunto

diferente, sorprendente, una fusión perfecta entre tradición y modernidad, entre savoir-faire artesanal y visión creativa relojera del siglo XXI. Por último, un pequeño detalle que hace la pieza aún más interesante si cabe: por primera vez también en Hublot, los índices están en cifras romanas.

Todos los derechos de propiedad intelectual reservados. Privacidad - Los 3 principios de la empresa - Responsible Jewellery Council - Política de protección de datos personales- Contacto