Classic Fusion Firmament

Fecha:
Categoría: Innovación
"Hublot ha incorporado el osmio, uno de los elementos metálicos más escasos de nuestro planeta, en un reloj."
1/1

Un Classic Fusion en el metal más precioso de todos los metales preciosos

Si el lujo es sinónimo de rareza, no hay metal más opulento que el osmio. Por primera vez en el mundo de la relojería, Hublot ha incorporado el osmio, uno de los elementos metálicos más escasos de nuestro planeta, en un reloj: el Classic Fusion Firmament.

El osmio se encuentra en el mineral de platino, y es tan escaso que aproximadamente 10.000 toneladas de mineral de platino producen apenas 28 gramos de osmio. El platino es un metal bastante escaso, pero si comparamos las reservas totales en el mundo, existen aproximadamente 13.000 toneladas de platino, y tan solo 200 de osmio. De hecho, el osmio es el elemento estable menos abundante de la corteza terrestre, con una concentración porcentual media de 50 unidades por billón en la corteza continental.

Puesto que el osmio es bastante volátil en su estado metálico puro, Hublot lo utiliza en forma cristalizada en el Classic Fusion Firmament, elaborado mediante un proceso único desarrollado por un equipo de científicos e investigadores en el vecino cantón suizo de Valais. Este proceso permite al osmio alcanzar su punto de fusión a los 3033 °C, alterando su estructura y transformándolo en cristal de osmio, una versión mucho más estable de este elemento.

Con el Classic Fusion Tourbillon Firmament, alojado en una caja de 45 mm de cerámica negra pulida y satinada, o de platino pulido, Hublot ha creado no solo una esfera de osmio, sino también un movimiento en el que se incorporan cristales de metal al movimiento esqueleto tourbillon, ofreciendo un hipnótico contraste con los puentes antracita tratados en rutenio, visibles por ambos lados del movimiento.

Los elementos de osmio, cuyos cristales de diversos tamaños (de una décima de milímetro a unos cuantos milímetros) proyectan reflejos plateados y azules, evocan un cielo nocturno despejado y lleno de estrellas, de ahí el nombre de "Firmament" (firmamento). Esta palabra se emplea para designar el cielo como una masa tangible, un concepto muy común entre las civilizaciones antiguas.

Artículos relacionados