HUBLOT INSCRIBE LO EFÍMERO EN LA ETERNIDAD

Fecha:
Escapadas estivales con la firma de Lang Lang en Porto Cervo y St. Tropez
1/14
2/14
3/14
4/14
5/14
6/14
7/14
8/14
9/14
10/14
11/14
12/14
13/14
14/14

Comienza el verano. Las agendas del relojero ginebrino y del célebre pianista están repletas de eventos. Mientras recorre el mundo entero con ocasión de su gira (con más de 80 fechas comprometidas desde Singapur hasta Londres, pasando por San Francisco), Lang Lang ofreció dos conciertos extra en dos efímeros lugares vacacionales; 30 minutos de improvisación para crear un instante eterno.

Un auténtico icono del rock, el joven virtuoso de 32 años ha conquistado el universo musical en sentido amplio. Con su aspecto moderno, su talento y su generosidad, trasciende la música clásica y la fusiona con todos los estilos. Sus famosos dúos, con los Four Horsemen de Metallica, el jazzman Herbie Hancock o el tenor Plácido Domingo, demuestran su dominio ilimitado del arte y la facilidad con la que lo reinventa constantemente. Dotado de una espontaneidad pasmosa, su música es sinónimo de improvisación. A Lang Lang le encanta sorprender. No hay repertorio que se le resista. Una trayectoria extraordinaria para un fenómeno de los escenarios. Una personalidad brillante y generosa con un aura que se funde a la perfección con la filosofía de Hublot.

Con las 80 fechas que marcan ya el ritmo de su agenda, este prodigio consagrado en la escena internacional no retrocede ante nada. Dos lugares, dos audiencias, dos repertorios de improvisación para dos conciertos exclusivos. La pasión convierte a este joven en un ser infatigable. Su energía proviene del placer de crear música y de compartir las vibraciones que emanan de ella. Se diría que tiene mucho más en común con Hublot de lo que cabría esperar a primera vista.

Escapadas estivales para disfrutar de momentos musicales arrebatadores Destino: las costas del Mediterráneo

PORTO CERVO

El joven pianista ofreció un concierto privado, original y único en la boutique estival de Hublot instalada en el Village de la Casa Harrods, en el corazón del puerto deportivo de Porto Cervo. Lang Lang dejó fluir su improvisación durante 30 minutos. La inspiración del lugar guió su repertorio. Un concierto exclusivo, al margen de su gira mundial, al que solo se invitó a un selecto grupo de 50 amigos de la Casa Hublot.

Lang Lang llegó a la Costa Esmeralda en barco. Como todos los artista, el virtuoso tiene su propio ritual y sus objetos predilectos. Por ejemplo, jamás toca sin su piano personal -un Steinway- ni su reloj, un Big Bang Carbon Bezel Baguette Diamonds.
Su presencia en el día señalado no fue fruto del azar. El 1 de julio fue la fecha elegida para un acontecimiento fundamental: la inauguración oficial de la boutique estival de Hublot en el village de Harrods, en pleno puerto deportivo de Porto Cervo, del que Hublot es uno de los socios. Diez dedos de oro para cortar la cinta.

ST. TROPEZ

Unas horas más tarde, el pianista aterrizó en St. Tropez, a 600 kilómetros de distancia del destino anterior. En esta ocasión ha sido Jean-Claude Biver, presidente de Hublot y de la División de Relojes de Pulsera de LVMH, la persona encargada de recibirle. Tras una acogida calurosa con la que se pretendía que el artista se sintiera como en casa (algo tan característico de Hublot), todos los invitados se dieron cita en el Club 55 para celebrar su aniversario.

Al inicio de la velada se esperaba a Lang Lang en el corazón de la Ciudadela. En la famosa Place des Lices, en el interior del White 1921, un coqueto pop up hotel boutique, el pianista dio rienda suelta a su creatividad. Un concierto de 30 minutos en el que el artista dejó volar su imaginación y se dejó arrebatar por la improvisación.

El concierto tuvo lugar asimismo en el marco del apoyo de Hublot a las iniciativas de Lang Lang en una campaña de lucha contra la venta ilegal de marfil procedente de los colmillos de los elefantes. El joven prodigio colabora con WildAid, la African Wildlife Foundation y Save the Elephants en una campaña denominada Ivory Free. Hublot comparte la visión de su embajador y se ha unido a esta causa. Dicha adhesión se ha materializado con el pago (desde el mes de julio y a lo largo de dos meses) de una parte de los ingresos que obtiene de las ventas de su boutique de St. Tropez.