Ricardo Guadalupe

Fecha:
Categoría: Innovación
CEO de Hublot  
1/2
2/2

Ricardo Guadalupe, de 47 años, fue nombrado CEO de Hublot el 1 de enero de 2012. Este nombramiento le ha convertido en el sucesor designado de Jean-Claude Biver, quien a su vez es ahora Presidente de la Junta Directiva de Hublot. Representa además la culminación de toda una carrera en la industria relojera suiza, y 20 años de leal colaboración con Jean-Claude Biver, colaboración que ha dado excepcionales resultados, como el renacimiento de Blancpain y el incipiente desarrollo de Hublot, dos marcas que rivalizan con los más grandes nombres de la relojería.

Ricardo Guadalupe, de origen español, nació en Neuchâtel, Suiza, el 5 de marzo de 1965, lugar donde creció, y realizó todos sus estudios en esta región conocida como la cuna de la relojería de lujo suiza. Tras terminar sus estudios secundarios, impulsado ya en ese entonces por el espíritu empresarial, decidió cursar estudios en una Escuela de Negocios suiza, antes de trasladarse a California, Estados Unidos, para realizar un curso en la Universidad de Los Ángeles (UCLA). En 1988, a los 22 años de edad y con un título universitario y una experiencia exitosa en Estados Unidos a las espaldas, decidió regresar a Suiza para dar inicio a su carrera profesional. Escogió el ámbito de la relojería, una pasión que había alimentado desde su infancia en Neuchâtel.

Sus primeros pasos los dio en Bulgari, como Jefe de Producto. Ya entonces Bulgari era una empresa de renombre, pero en términos de actividad relojera no era más que una pequeña organización en Ginebra. Una oportunidad soñada para aprender y abordar todos los aspectos del negocio: creación, diseño, producción, adquisición, desarrollo de la red de distribución, marketing... En conjunto, estos siete años le permitieron comprender el producto y el aspecto tradicional de la profesión, y desarrollar a la vez una sensibilidad estética de cara al diseño y la creación, esencial para el "toque italiano". Esto permitió a Ricardo Guadalupe desempeñar un papel en el desarrollo de las futuras actividades del grupo y su traslado estratégico de Ginebra a Neuchâtel.

En 1994, tras una reunión con Jean-Claude Biver que sería decisiva para su carrera, este le animó a unirse a su equipo de Blancpain. La marca había sido adquirida dos años antes por el Swatch Group. Era necesario un proceso de reconstrucción para devolverle la funcionalidad. La aventura prometía ser emocionante, y representaba para Ricardo Guadalupe una nueva oportunidad para desarrollar su instinto empresarial. La experiencia resultó enriquecedora, particularmente en términos de conocimientos técnicos acerca de los movimientos, su creación, desarrollo y producción. Este es un aspecto clave de la profesión. Este fue además el inicio de 20 años de leal colaboración y amistad con Jean-Claude Biver. En 1997, fue nombrado Director de Ventas y Marketing Internacional de Blancpain. En 2001, tras ocho años y más de 100 millones de facturación, dejó la empresa.

En 2001, armado con años de experiencia en áreas diversas pero complementarias, y preparado para implementar principios operativos y sistemas laborales de alto rendimiento, se convirtió en consultor de relojería independiente, y recibió una oferta para desarrollar los relojes Léonard. Esto representaba el novedoso reto de producir y posicionar franquicias de relojes en un nuevo universo: la moda. Logró con éxito el lanzamiento y marketing de varios modelos en un sector sumamente competitivo.

Tres años más tarde, en 2004, Jean-Claude Biver decidió tomar las riendas de Hublot y llamó a Ricardo Guadalupe para que se uniera a él en este nuevo reto. La tarea planteada era sumamente ambiciosa: en pocas palabras, revitalizar la marca y lanzar un nuevo desarrollo para pasar de una producción de un 90% relojes de cuarzo a un 90% relojes mecánicos. No lo dudó ni un segundo. En esa época, la marca creada en 1980 contaba con una pequeña fuerza laboral de unas 30 personas y facturaba tan solo 25 millones de francos suizos. Lo que sucedió a continuación es bien sabido: Jean-Claude Biver y Ricardo Guadalupe combinaron su talento y su experiencia para hacer de Hublot todo un éxito.

En tan solo un año, en abril de 2005, lograron la increíble hazaña de lanzar un revolucionario cronógrafo: el Big Bang, perfectamente a tono con el concepto de “el Arte de la Fusión” de la marca. El reloj, que fue presentado en la Feria de Basilea BaselWorld 2005 y que recibió el premio al "Mejor Diseño del Año" en el Gran Premio de Relojería de Ginebra ese mismo año, tuvo un éxito inmediato. Los premios se sucedieron con gran rapidez. Hublot recibió una inyección de extraordinario dinamismo, garantizando un crecimiento excepcional. Jean-Claude Biver y Ricardo Guadalupe fueron los motores que impulsaron el renacimiento de la marca. Teniendo en cuenta sus logros, podríamos incluso hablar de "nacimiento": en primer lugar, el crecimiento económico de la empresa, con un aumento de facturación en cuatro años de 25 millones a más de 200 millones de francos suizos en 2008, cuando la marca fue adquirida por LVMH. Pero también ha habido crecimiento físico, con la inauguración en noviembre de 2009 de una nueva manufactura de alta tecnología a orillas del lago Lemán en Nyon, evento al que asistió Bernard Arnault. Se han dedicado 6.000 m² al arte de la relojería, a la creación y a la producción de movimientos como el UNICO, un cronógrafo con rueda de pilares, y grandes complicaciones relojeras como el tourbillon, la repetición de minutos, el movimiento Antikythera, el movimiento Key of Time, el LaFerrari (récord mundial con 50 días de reserva de marcha), etc. Hublot, deseosa de mantenerse a la vanguardia de la investigación sobre nuevos materiales de alta tecnología y preservar su experiencia puntera, instaló una fundición para producir el oro Magic, un oro de 18 quilates resistente a los arañazos lanzado a finales de 2011. Ese mismo año, Hublot adquirió la empresa suiza Profusion, especializada en la manufactura de componentes de fibra de carbono. En 2013, Hublot presentó además el estreno mundial de un reloj fabricado en cerámica roja brillante.

En términos de marketing, la constancia y consistencia de Jean-Claude Biver y Ricardo Guadalupe son tan destacables como su necesidad de trastocar las ideas preconcebidas. "Hay que ir allí donde se encuentran los clientes potenciales". Esta estrategia le convirtió en el primero en llevar una marca de lujo al mundo del fútbol. En 2008, Hublot se convirtió en "Cronometrador Oficial" de la Eurocopa. En otro hito histórico, en 2010 la marca se convirtió en "Reloj Oficial" y "Cronometrador Oficial" de la FIFA y la Copa del Mundo™ (la siguiente en Brasil en 2014), tras haber sido elegida como "Reloj Oficial" y "Cronometrador Oficial" de Ferrari. Dos golpes maestros que supusieron para Hublot una enorme visibilidad en el mercado mundial.

Hublot ha creado además un exclusivo club de amigos y embajadores que va más allá de los deportes, todos ellos leyendas en sus respectivos campos, y con quienes la marca colabora estrechamente en diversos proyectos benéficos: Usain Bolt, el hombre más rápido del planeta, el Bayern de Múnich, la Juventus de Turín, el Ajax de Ámsterdam y el Paris Saint-Germain, para nombrar solo algunos en el mundo del fútbol, así como la familia de Ayrton Senna con el Instituto Ayrton Senna, el prestigioso Museo Oceanográfico de Mónaco, presidido por S. A. S. el príncipe Alberto II de Mónaco, Dwyane Wade y el equipo campeón de la NBA Miami Heat, Kobe Bryant con Los Angeles Lakers de la NBA, Maria Riesch y Dario Cologna del mundo del esquí, o Depeche Mode y Jay Z en el ámbito musical. La marca brinda su apoyo además al polo y al golf a través de competiciones, ya que: "La conexión surge al compartir. Al no compartir, perdemos. En Hublot hemos sido afortunados, y es nuestro deber compartir parte de ese éxito".

Con Jean-Claude Biver y Ricardo Guadalupe aún a la cabeza, Hublot es además la primera marca de lujo en lanzar un servicio de televisión en línea (Hublot TV), y que no cesa de explorar nuevas plataformas interactivas revolucionarias. Desde el punto de vista comercial, la red de boutiques exclusivas y distribuidores autorizados ha crecido desde 2007-2008 y cuenta actualmente con 750 puntos de venta y más de 70 boutiques exclusivas en algunos de los lugares más prestigiosos del mundo (Ginebra, la Place Vendôme de París, Madison Avenue en Nueva York, Miami, Beverly Hills, Las Vegas, Cannes, Saint Tropez, Londres, Berlín, Múnich, Moscú, Varsovia, Praga, Singapur, Shanghái, Pekín, Hong Kong, Dubái, Abu Dabi, Kuala Lumpur, entre otras).

Anclada en el presente y en constante evolución, a la vanguardia de los nuevos avances en tecnología e investigación fundamental de nuevos materiales, Hublot mantiene su compromiso con los saberes tradicionales, creando relojes que llevan la marca de los relojeros de mayor talento. De este modo, la marca representa el Arte de la Fusión entre la cultura relojera y el desarrollo técnico de vanguardia, entre el pasado y el futuro... en palabras del Presidente de Hublot, Jean-Claude Biver, y del CEO, Ricardo Guadalupe: "no se trata de romper con el pasado, por el contrario, le rendimos tributo al conectarlo con el futuro".

Artículos relacionados