Caucho

Fecha:
Categoría: Innovación
"El material por excelencia de las correas de los relojes deportivos."
1/3
2/3
3/3

Caucho: el material que cambió para siempre el mundo de los relojes deportivos.

La fascinación de Hublot por el caucho es una historia de audacia y visión. Es la base misma de la filosofía del "Arte de la Fusión" de Hublot, y sigue estando vigente hoy en día.

En 1980, Carlo Crocco fundó Hublot, una marca de relojes deportivos en torno al mundo de los deportes acuáticos. Crocco era un entusiasta de la navegación, y no se sentía satisfecho con los brazaletes de metal y las correas de piel, únicas opciones disponibles en esa época. Deseaba crear un reloj capaz de lucir tan bien con traje y corbata como en la cubierta de un velero. Puesto que encontraba incómodos los brazaletes de metal y las correas de piel, inadecuadas para su uso en cualquier medio cercano al agua, decidió probar un material no convencional: el caucho.

Hublot introdujo este material en los años 1980, y aunque inicialmente fue recibido con escepticismo, el caucho se ha convertido en el material por excelencia de las correas de los relojes deportivos. Es más flexible y duradero que las correas de piel convencionales, y su aspecto no es tan decididamente deportivo como el de un reloj con brazalete de metal. Además de adecuarse perfectamente a los deportes acuáticos, el caucho tiene la ventaja de poderse lavar sin alterarse ni descomponerse con el paso del tiempo, uno de los inconvenientes de las tradicionales correas de piel.

Actualmente, Hublot ofrece su característica correa de caucho en una gran variedad de colores y texturas, cada una en armonía con su reloj. Hublot ha incluso combinado el caucho con otros materiales, como piel de becerro y aligátor, NOMEX resistente al fuego, e incluso denim.

Acerca del material

El caucho es un compuesto natural del látex, obtenido comúnmente del árbol del caucho (Hevea Brasiliensis). El caucho es un material hiperelástico con una gran capacidad de estiramiento y una resistencia elevada que lo convierte en la mejor opción para una gran variedad de aplicaciones.

El caucho natural y el sintético suelen utilizarse en conjunto, ya que sus propiedades únicas se complementan y resultan en un material con un rendimiento superior. El color natural del caucho es el negro, por lo que la obtención de caucho de color requiere la inclusión de aditivos como la caliza y sílice en la fórmula.

Un dato interesante: En el siglo XVIII, en Inglaterra, el célebre filósofo naturalista Joseph Priestley descubrió que al frotar este material, por entonces recién descubierto y conocido por su nombre francés, caoutchouc, sobre papel, era capaz de borrar los trazos de lápiz. De ahí viene la palabra "rubber", su nombre en inglés, pues en dicho idioma esta acción se denomina "rubbing off".

Artículos relacionados